En la Teoría del Eneagrama debemos prestar atención a la dirección de las Flechas Internas.

Estas flechas nos hablan, entre otras cosas, de la dirección de integración de cada Eneatipo. Esto es debido a que cada uno de los nueve ha desarrollado su estrategia de personalidad tratando de evitar una experiencia originada en su infancia, en la que aún estaba conectado a su eneatipo anterior, según la flecha interna indicada.

Es por esta razón que también se le dice a esta dirección la de “estrategia evitada” y, por ende, la que debemos trabajar con más ahínco, para recuperar un equilibrio en nuestra personalidad.

Esta evitación ha provocado que en nuestro interior permanezca un “niño” abandonado, que tiene miedo a manifestarse. Por ello, puede suceder que, cuando nos encontramos ante una persona con este eneatipo nos sintamos extrañamente atraídos, como si tuviera lo que necesitamos y esta persona nos pudiera completar.

Sin embargo, la mayoría de las veces, esto representa un problema, puesto que aquello que reprimimos en nosotros nos puede acabar afectando y, a la larga, acabemos no soportándolo y tratando de reprimirlo en el otro. Esto es algo muy común en los problemas de pareja…

Por otra parte, si somos capaces de hacer consciente este mecanismo psicológico, también veremos que se trata, así mismo, de una gran oportunidad de crecimiento personal. Nuestra pareja estaría, en este caso, haciendo de maestro, enseñando aquello que debemos mejorar y mostrando cómo manifestarlo.

A continuación hacemos un pequeño resumen de como se manifiesta esto en cada eneatipo, con la intención de, sin ser ni mucho menos exaustivos, se pueda comprender la dinámica y poder reparar el conflicto correspondiente, siempre que sea el caso:

Eneatipo 1:

Siente atracción por el Eneatipo 7. El e1, en su interior, sufre una lucha por mantener ocultos sus impulsos, sus ganas de jugar y divertirse, puesto que esto no le parece correcto y lo reprime, con una consecuente tensión y un malestar e insatisfacción profundo.

El e7 le invita a relajarse, a dejarse llevar, a sentir la alegría reprimida. Es habitual que se formen parejas con este eneatipo, porque, por su parte, el e7 se siente atraído por la disciplina, el autocontrol y la capacidad de dirigir su vida, en el e1, sobre todo cuando es consciente de que su dispersión le impide alcanzar muchos objetivos a largo plazo. Sin embargo, si no cuidan de la relación adecuadamente, comenzarán pronto a tener problemas importantes, precisamente debido a estas diferencias, en forma de rechazo, de que precisamente lo que les atrae al principio es lo que menos soportan…

Eneatipo 2:

Siente atracción por el Eneatipo 4. El e2 tiende a reprimir sus necesidades, su posición suele ser la de una gran abundancia emocional, lo que le lleva a dar amor, y no a pedirlo puesto que su orgullo no se lo permite. Esto le lleva a centrarse más en los demás que en sus auténticas necesidades sentimentales.

El Eneatipo 4 le muestra todo el colorido emocional, la pasión, la ternura, la sensibilidad, todo lo que el e2 no se permite sentir de verdad. Por su parte el e4 encuentra en el e2 a alguien que le cuide, que le acepte y que no le juzgue; lo que le permite ser valorado y sentirse querido. Claro que eso puede durar lo que tarda en enfadarse un e2, que suele ser muy poco…

Eneatipo 3:

Siente atracción por el Eneatipo 6. El e3 siente en el fondo una tremenda inseguridad, la cual trata desesperadamente de compensar con su frenética actividad y su orientación hacia el logro; además esconde una inconsciente desconfianza hacia los demás, que le impulsa a comportarse de forma competitiva.

El Eneatipo 6, en su estado de centramiento, presenta una actitud de serenidad espiritual, que se traduce a su vez en una gran capacidad de aceptación de sí mismo y de los demás que le permite crear auténticos vínculos y ser valorado por sí mismo, sin tener que hacer ningún esfuerza su vez, algo que el e3 anhela. A su vez el e6 admira la capacidad del e3 de pasar a la acción sin titubeos, la facilidad para resolver problemas. Pero, a la larga, esto suele generar una gran cantidad de ansiedad en el e6, entonces trata de frenar al e3, y aquí es justo donde saltan las chispas…

Eneatipo 4:

Siente atracción por el Eneatipo 1. Hay muchas cosas que no soporta el e4, que le gustaría cambiar, pero tiende a resignarse, a aceptar su carencia y no manifestarse con entereza. El e4 adora la perfección, vive su propia defectuosidad como un castigo, pero suele renunciar a sus objetivos por no creerse lo suficiente valioso.

El Eneatipo 1 es un luchador incombustible a la hora de mejorar el mundo y mejorarse a sí mismo. Es disciplinado, sacrificado, constante y comprometido; muestra al e4 lo que podría ser si no se rindiera tan fácilmente. A su vez el e1 encuentra en el e4 a una persona que lo admira, que lo valora por su esfuerzo y que permanece a su lado incondicionalmente. Claro que el impulso de un e1 por corregir a su pareja puede acabar con la autoestima de cualquiera…

Eneatipo 5:

Se siente atraído por el Eneatipo 8. El miedo, en el e5, se muestra en una especie de retraimiento social y, aunque por un lado siente que tiene mucho que decir, por otro lado, cree que todo lo que diga o haga no va a ser aceptado, sino más bien rechazado, como si nadie lo pudiera entender y le vieran a él como un bicho raro.

El Eneatipo 8 no tiene filtros, se expresa con libertad, dice lo que piensa y hace lo que quiere, no siente vergüenza ni arrepentimiento, para el e5 es un alma libre y no un prisionero de su mente como él. Por su parte, el e8 encuentra en el e5 sinceridad, honestidad, sin hipocresía, sin segundas intenciones y sin victimismos, cosas que consiguen que este e8 sienta respeto. Claro que el e5 puede acabar, si no reacciona de vez en cuando, encerrado en sí mismo como una ostra, lo que provoca la ira de cualquiera…

Eneatipo 6:

Se siente atraído por el Eneatipo 9. El e6 suele ser desconfiado, le cuesta relajarse y depositarse plenamente en otra persona, sobre todo en cuanto a una relación de pareja, donde se siente aún más vulnerable y preocupado.

El Eneatipo 9 suele dar una imagen de tranquilidad, de no estar preocupado por nada. En sus buenos momentos, son personas con gran aplomo, que saben lo no que quieren, lo que no les gusta y son muy capaces de no dejarse alterar por nada ni nadie. Por su parte, el e9 se siente muy cómodo con el e6 por su fidelidad, por que valora la seguridad y la tranquilidad, y porque no suele hacer muchas demandas. Siempre, por supuesto, que el e6 mantenga la calma, demasiada paranoia puede acabar con la paciencia de cualquiera, y el e9 no está para muchos problemas…

Eneatipo 7:

Se siente atraído por el Eneatipo 5. El e7 tiene siempre múltiples planes en su mente, pero también muchas frustraciones por cuántos no se cumplen; se sabe disperso y distraído, además de poco constante.

El Eneatipo 5 tiene la capacidad que tanto necesita el e7, la concentración. Un e5 llega al fondo de las cosas, puede olvidarlo todo y dedicarse a lo que le interesa. Además, cuando habla de algún tema lo hace con seguridad, sin temor a que le pregunten, pues su conocimiento es completo, no se ha quedado en las letras grandes. A su vez el e5 siente a menudo la necesidad de soltarse y desahogarse, algo a lo que el e7 suele invitar con mucha habilidad. Claro que el aburrimiento siempre amenaza las expectativas del e7 y siente la necesidad de volar y, peor aún, al e5 le puede dar igual…

Eneatipo 8:

Se siente atraído por el Eneatipo2. El e8 se suele mostrar duro, insensible e inaccesible, siempre tratando de mantener el poder y el dominio sobre las situaciones y las personas, lo que le lleva a negar sus propias necesidades emocionales.

El Eneatipo 2 representa la abundancia emocional, el afecto, el cariño…, además con una muy alta energía. Es capaz de llegar al corazón de cualquiera y hacerle sentir todo el amor del que el e2 hace gala, incluyendo su generosa sensualidad, que puede despertar la lujuria, sobre todo la que define al e8. Por su parte el e2 encuentra en el e8 una persona segura de sí misma, extrovertida y expresiva, que le va a hacer sentir deseada y protegida. Mientras, claro, que la insensibilidad del e8, o las exigencias del e2 no pasen un límite aceptable y empiece la batalla…

Eneatipo 9:

Se siente atraído por el Eneatipo 3. El e9 carece de una buena autovaloración, siente que lo que haga o lo que diga no va a obtener ningún reconocimiento, por lo que se mantiene muy humilde y trata de centrarse en los demás para ser aceptado.

El Eneatipo 3 representa el éxito, el haber conseguido alcanzar diferentes metas con su esfuerzo y ser bien reconocido y valorado por los demás. Muestra una imagen de seguridad y confianza, además de una gran capacidad de ayudar y conseguir cosas para los demás. A su vez, el e3 encuentra en el e9 una persona fácil, que no le va a dar problemas y que le va a dejar hacer sin exigirle ni mucho tiempo ni dedicación. El problema puede llegar cuando el e9 agote la paciencia, con su pasividad e indolencia, de un estresado e hiperactivo e3 que no está dispuesto a para por nadie, y cuando el e9 no sepa qué hacer ya para mantener la tranquilidad, explote en un agresivo-pasivo “déjame en paz”…


Lluís Rodríguez

Psicólogo, psicoterapeuta y formador. Profesor de Eneagrama de la Personalidad.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Contenido protegido!